¿Alguna vez has sentido o tus hijos han experimentado alguna dificultad en un grado escolar o una materia específica? Esta situación es más común de lo que parece y hace referencia a la diversidad en el aprendizaje. Pero espera, toda dificultad se puede convertir en oportunidad, si aplicamos una estrategia.

La diversidad en el aprendizaje no sólo se atribuye a la dificultad para aprender. Esta también incluye a aquellos alumnos que pueden llevar la delantera en desarrollar un conocimiento respecto a los demás y que, por sus condiciones, no logran adecuarse al entorno.    

Por ello, es importante resaltar que todos los seres humanos tenemos diferencias propias de la personalidad. Además, los rasgos culturales, connotaciones socioeconómicas, vivencias, entre otras, también influyen y hacen que tengamos ritmos diferentes a la hora de desarrollar habilidades y destrezas.

Para atender esta realidad, en los últimos años y en diferentes áreas se viene promoviendo la personalización. Esta forma de abordar la diferencia entre grupos y personas tiene probadas evidencias de éxito. Estas tácticas de personalización se relacionan con la comprensión de la mente humana y el comportamiento. Para esto se aplican diferentes conocimientos provenientes de ramas de investigación como el neuromarketing o la neurociencia. Pero, también es posible gracias al análisis de grandes volúmenes de información (big data). 

Algunas de estas tácticas y herramientas también han sido llevadas a otras áreas, como la educación. Esto ha permitido hacer más dinámico y abierto el acceso al aprendizaje. Más allá de las particularidades del alumno, la personalización (parcial o total) es un camino confiable para acceder al conocimiento.     

A la hora de cursar y aprobar alguna materia o conjunto de asignaturas, unas han sido más sencillas que otras. Esto genera un gran estado de frustración y estrés en los niños y adolescentes. Si estas dificultades no se abordan ni con una estrategia, ni con las herramientas correctas, pueden crear bloqueos e inseguridades. Pero no hay que ser pesimistas, porque hay alternativas de solución.

En este sentido, la personalización en la educación se convierte en una de las alternativas para abordar la diferencia en el aprendizaje. Con un mejor acompañamiento personalizado  a los estudiantes es más viable que logren alcanzar su máximo su potencial. 

Por tal motivo, contar con modelos para determinar el proceso de aprendizaje de cada alumno es el camino para lograr una educación más personalizada e inclusiva. El desarrollo de planes de actividades, con un seguimiento analítico (big data aplicada a la educación) y medición sobre el progreso, motivan al estudiante, a los docentes y a los padres de familia.

Esto evidencia la importancia de contar con una estrategia en la que los docentes puedan desarrollar sus proyectos educativos conociendo mejor a sus alumnos. Y para conocerlos, la tecnología y el análisis de datos son aliados de primer orden. La combinación de talento en los docentes, con el potencial de los estudiantes y la tecnología aplicada, pueden llevar a una formación educativa más exitosa. 

Hoy en día, la tecnología permite un mejor manejo de la diversidad en el aula, proporcionando herramientas que facilitan la experiencia educativa de cada estudiante según sus necesidades. Es ahí donde nace  Skalo, una plataforma digital que personaliza y monitorea herramientas, ajustes y estrategias calculadas según las características únicas de cada estudiante. La data de Skalo permite analizar las dificultades que enfrentan los estudiantes en diferentes áreas y tomar decisiones basadas en la evidencia. 

Skalo apoya al docente con estrategias aplicables en el día a día para manejar cualquier dificultad en el aprendizaje, entendiendo mejor las necesidades del estudiante y enfocando sus esfuerzos en implementar apoyos y ajustes que garanticen la participación, permanencia y progreso del estudiante en el salón de clases potenciando sus habilidades.

Para mejores resultados Skalo integra la familia en el proceso para que esas herramientas y ajustes que se implementan en el salón de clase,  también puedan ser utilizadas en la casa para un manejo coordinado del estudiante. Skalo se convierte en la plataforma de la institución escolar para apoyar y monitorear a sus estudiantes que enfrenten dificultades en el aula, generar buenas prácticas educativas basadas en la data y tomar decisiones para implementar nuevas estrategias educativas para avanzar hacia una verdadera educación inclusiva, exitosa y con oportunidades para todos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Name *